Tras los incendios, caen las primeras gotas en las sierras