ROBERTO PATO GASPARINI - EL PRODE NO ALCANZÓ NI PARA LA CENA